[ EL MERCURIO ] Vecinos de lagos se convierten en vigías de la salud ambiental de sus aguas

Paula Leighton N.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Una iniciativa que nació para monitorear las aguas del Villarrica pronto se extenderá a otros siete lagos del sur de Chile y proyecta llegar a otros cuatro en América Latina.
 

Roberto Uribe (70 años) recuerda que cuando era joven, el lago Villarrica era famoso como destino de pesca y que incluso era posible ver la arena del fondo desde la superficie. "Pero ya perdimos el atractivo para la pesca, y la última vez que me adentré al lago, no se veía a más de siete metros de profundidad", dice el presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Pucón.

Esas observaciones fueron a bordo del catamarán solar de Vigilantes del Lago, un proyecto de ciencia ciudadana de la Fundación Red de Nuevas Ideas, que en 15 años ha capacitado a cerca de 500 escolares, miembros de clubes náuticos y vecinos del lago Villarrica para convertirlos en monitores de la salud ambiental del lago, declarado en marzo pasado como "zona saturada".

Pero la contaminación del agua, el exceso de nitrógeno y fósforo que aportan los cultivos agrícolas cercanos, los proyectos inmobiliarios en sus riberas, la falta de alcantarillado y las pisciculturas en sus afluentes no son problemas exclusivos del Villarrica.

Por eso, y con apoyo de la Fundación Ashoka y empresas privadas, la iniciativa se está ampliando a los lagos Caburga y Calafquén, y en los próximos meses se extenderá al Panguipulli, Puyehue, Ranco, Rupanco, Llanquihue y Todos los Santos, a través de convenios con municipios a los que estos pertenecen.

El próximo año podrían incorporarse también los lagos Cucao y Hullinco, en Chiloé, además de Budi y Colico, en La Araucanía.

 

Ver Nota Completa aquí ---> http://images.elmercurio.com/MerServerContents/NewsPaperPages/2018/may/21//MERSTCT012AA2105.webp

© 2018 VIGILANTES LAGOS - Todos los derechos reservados Vigilante de Lagos